19 mar. 2010

XII - Ahora me importa más mi mano

Ahora me importa más mi mano,
que la lluvia que cae sobre mi cabeza,
me importa más que el sueño perdido,
del poeta ebrio dormido en el barranco.

¿Dónde a sido arrojada aquella frase incompleta que ningún poeta ha terminado?

No lo creáis de esa forma,
mi venerado y odiado amigo,
no es temor,
es tan solo el fin del ciclo,
y este fin nos hace de nuestro dolor hermanos.


El dolor es, dolor de sí mismo.
¡No!, no te rehúses mano traviesa,
inicia la barbarie que comienza sobre la hoja.

Yo cavo mi tumba con letras
y el camino hacia la nada es largo,
tedioso y estático.

-08/03/2008-

No hay comentarios:

Publicar un comentario