11 mar. 2012

Los poetas caen abismándose...

La Caduta di Icaro (Jacob Peter Gowy 1636-37)

  • Los poetas caen abismándose, creando falacias, mentiras, palabras que serán repetidas, aun así nada podrá detener su caída.
  • Los poetas caen abismándose como el semen sacerdotal sobre la cara de los niños, el alma de cristo los ilumina y justifica todos sus actos.
  • Los poetas caen abismándose en la tierra, su sangre se mezcla con el dolor de las infamias y las perversiones del mundo cruel.
  • Los poetas caen abismándose porque nunca han cantado, nunca hemos cantado, esto es lamento puro, lepra que se cae del cuerpo.
  • Los poetas caen abismándose porque tiran su cuerpo igual a como escriben poesía, caen como la vida entera que se desparrama.
  • Los poetas caen abismándose sobre el absurdo oscuro, su arte no es diferente al lamento del perro hambriento… al del niño abandonado.
  • Los poetas caen abismándose porque en la vulgaridad de la ignorancia, su arte lo confunden con el vomito que lanzan los políticos sobre los pueblos.
  • Los poetas caen abismándose en vomito puro, en sangre negra, en bilis, como demonios que se niegan a marchar.
  • Los poetas caen abismándose como recuerdos flagelantes, como muertos que nunca serán nombrados… ¿donde estará su nombre eterno?
  • Los poetas caen abismándose porque los obligaron a marchar de esta tierra que nunca ha sido suya y en la nada encontraron su refugio.
  • Los poetas caen abismándose, como un árbol que extiende sus ramas en el vacío, donde confluyen los mundos, el cosmos y el caos.
  • Los poetas caen abismándose, como una orinada al aire libre, donde no importa donde de a parar cada gota, cada una es un mundo eterno.
  • Los poetas caen abismándose, como diarrea de niño recién nacido que luego limpiara su madre, nosotros no tendremos ese honor.
  • Los poetas caen abismándose como semilla que se siembra en el vacío y puebla la nada, que luego será asediada por los reyes impuros.
  • Los poetas caen abismándose, porque no tienen otra opción, esperan escapar de si mismos, la caída significa esa capacidad de auto-abismarse.
  • Los poetas caen abismándose, sin paradero en ninguna parte del mundo, como un meteorito que siempre ha tenido su rumbo perdido.
  • Los poetas caen abismándose porque aquí no sigue nada más y eso tampoco importa, esto aun no ha tenido comienzo alguno.