30 nov. 2011

Las ciudades y los muertos - El caso de Medellín

“La población de Melania se renueva: los interlocutores mueren uno por uno y entretanto nacen los que se ubicarán a su vez en el diálogo, éste en un papel, aquél en el otro. Cuando alguien cambia de papel o abandona la plaza para siempre o entra por primera vez, se producen cambios en cadena, hasta que todos los papeles se distribuyen de nuevo; pero entre tanto al viejo colérico continúa respondiendo la criadilla ocurrente, el usurero no deja de perseguir al joven desheredado, la nodriza de consolar a la entonada, aunque ninguno de ellos conserve los ojos y la voz que tenía en la escena precedente”
Italo Calvino – Las Ciudades Invisibles
Lasciudades y los muertos. 1

La concepción de la muerte personal se une inevitablemente al lugar que ocupa la muerte en esos dramas culturales que son las civilizaciones y en la que los muertos exigen un tratamiento, que al mismo tiempo es determinado por la cultura a la cual pertenece el cadáver. Las ciudades en nuestro tiempo han configurado e instaurado la muerte bajo unas prácticas que disocian con las formas tradicionales. Y al observar a Egipto, con sus muertos embalsamados en la necrópolis, y las momias de los Faraones dentro de las grandes pirámides, logrando al tiempo una de las más grandes revoluciones y conquistas de la historia, donde no se conquista el pan, ni la libertad, ni la igualdad, ni la fraternidad entre los hombres, sino la de la inmortalidad, la cual es reservada únicamente al Faraón, símbolo viviente del pueblo. El Faraón, el pueblo del más allá de la muerte, El Faraón que como pueblo ha conquistado la idea de la muerte que domina, El Faraón que como pueblo y pueblo como Faraón que se orienta constantemente hacia la muerte que le da su sentido y lo expresa materialmente en las grandes construcciones que identifican y narran su símbolo de gloria en las ciudades.

Así la idea de ciudad se define como: “uno de esos registros escriturales.Como espacio organizado y habitado, responde a esa triple necesidad de crear un medio técnicamente eficaz, de conquistar y asegurar un marco de referencia para el sistema social y concretar la posibilidad y la realización de una puesta en orden del universo circulante.”[1]
¿Pero cuál es el sentido que la ciudad le da a la muerte en el sigloXXI?, donde el aburguesamiento capitalista urbano la he infligido en degradación, ya no se muere, se reinventa; el lenguaje popular añade un sufijo aumentativo y peyorativo a la palabra; “muerte”. Ya no se muere, se “estira la pata”, se queda “muñeco”, se “pringa”. Ya no se mata, se le “casca”, se le “suena”, se le “deja tieso”, se le“liquida”

Para entrar en un caso concreto, en la ciudad de Medellín, se registra en el periódico EL TIEMPO que para noviembre del año 2009 “los asesinatos suman 1.846, aunque solo unos pocos se vuelven noticias por la espectacularidad. La cifra supera con creces los 1.044 del año anterior.”[2]

¿Cuál es el sentido que la ciudad Palimpsesto[3] le da a la muerte, si es una ciudad que muere constantemente, si es una ciudad que se reescribe constantemente sobre sus propias huellas degradadas?

“Diríase que el palimpsesto es aquel manuscrito que conserva las huellas de su escritura anterior, para volver a escribir sobre ellas. Según el Diccionario de la Real Academia Española, es un "manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borradas artificialmente. Tal es la ciudad, permanentes escrituras y reescrituras.”[4]

Sigue citando el periódico el tiempo sobre el fenómeno de la violencia en Medellín “La ciudad se ha convertido en una suerte de gran set de película hollywoodense, pero lejos de reflejar la magia de los efectos especiales, los muertos son de verdad yestán quedando en las barriadas y las aceras de sectores céntricos.”

Pero entre las constantes escrituras y reescrituras que la ciudad crea, recrea, sufre y nos ofrece, el cadáver ha sufrido un cambio en los diversos dispositivos. En el antiguo Egipto el Faraón era tratado con sumo cuidado y respeto. Ahora en las ciudades modernas, nuestro despojo mortal para del fenómeno del asesinato, e lmuerto “espera” la hora del entierro, pero no sin antes estar debidamente refrigerado en la morgue (depósito de cadáveres), la preparación del cuerpo(Tanatopraxia) y el rito fúnebre, que igualmente se ha visto afectado, por las nuevas formas de regulación que exige la ciudad.
La Iglesia misma, en las grandes ciuda­des, ha debido modificar sus costumbres, y la mayoría de las veces, por razones obvias, el sacerdote no puede ya acompañar al difunto al cementerio; por una especie de división del trabajo, las últimas preces al pie de la fosa recaen sobre un sacerdote espe­cializado, generalmente anciano o enfermo; o si existe todavía el cortejo, y el sacerdote toma parte en él, se trata de un cortejo motorizado, sometido a la doble ley de la velocidad y de la circu­lación, que no permite sino el desplazamiento de una pequeña cantidad de personas, los parientes más próximos.”[5]

En una de las funerarias más importantes de Medellín, podemos encontrar el siguiente paquete de servicios que ofrecen, el cual se encuentra divido en dos planes.
Plan individual
En este plan se puede afiliar como máximo (9) Nueve beneficiarios del grupo familiar.
Cuenta con los siguientes beneficios.

  • Embalsamamiento (preservación delcuerpo)
    Traje Exequial: transporte del cuerpoal sitio de velación
    Coche Fúnebre para el cortejo (delsitio de velación a exequias y lugar de inhumación o cremación)
    Carteles de Invitación a las exequias
    Tarjetas de Agradecimiento,
    Cinta Impresa con el nombre de la persona fallecida
    Personal para el Cortejo
    Transporte Personal para el Cortejo
    Trámites Judiciales de Defunción
    Registro
    Certificados Notariales, eclesiásticos y otros.
    Opcionales: Implementos y alumbradopara velación en residencia, libro de registro de asistentes.
    Suministro del cofre: Estándar para inhumación, o metálico en préstamo para cremación y urna para cenizas.
    Sala de velación: Villanueva (hasta por 15 horas) o similares en costos.
    Exequias o derechos parroquiales.
    Bóveda o lote en arriendo
    Proceso de cremación
    Transporte para acompañamiento: 5 automóviles o 2 buses.


Plan empresarial
Los costos en los servicios exequiales son altos, inevitables y requieren de acción inmediata. Adquirir una previsión exequial essensato, fácil y económico, además le permite mantener los costos razonables y claros.
Ante lo inevitable proteja a sus empleados o dependientes de otro trauma. Está usted preparado? Nuestro Plan Empresarial es protección y tranquilidad a bajos costos.
Beneficios
  • Es un plan muy económico.
    La tranquilidad del pago de la cuota mensual por deducción de nómina.
    Amplios límites de edad.
    En caso de fallecimiento de un beneficiario, éste podrá ser reemplazado por una nueva persona.
    Una vez inscrito debidamente en el Plan, adquiere derecho al servicio enforma inmediata. Desaparecen los periodos de carencia.
    El ítem de un servicio demandado no utilizado en su momento, puede ser intercambiado por otro servicio pactado en el contrato.
    Línea Nacional Gratuita 01 8000 416666, para garantizar la orientación oportuna a los afiliados de la Empresa.
    Se garantiza la prestación de los servicios funerarios en todo elterritorio nacional, a través de las redes REMANSO y EXEQUIALCOOP y otras importantes funerarias del país, con la calidad y esmero que distingue a Funeraria San Vicente. (Sólo mediando la autorización de Funeraria San Vicente).
    Asesoría para servicios internacionales en cuanto a diligencias legales, de traslado y consulares.
    El incremento anual de la tarifa, que constará en el contrato, serámáximo del porcentaje del IPC. del año inmediatamente anterior.

Características del servicio

Servicios basicos de funeraria:

tanatopraxia (preservación del cuerpo), traje exequial, transporte del cuerpoal sitio de velación, coche fúnebre para el cortejo (del sitio de velación a exequias y lugar de inhumación o cremación), carteles de invitación a las exequias, tarjetas de agradecimiento, cinta impresa con el nombre de la persona fallecida, arreglo floral, personal para el cortejo, sólo en medellín, cali y manizales (dos grupos damas y caballeros), transporte personal para el cortejo, trámites judiciales de defunción, registro, certificados notariales, eclesiásticos y otros, implementos y alumbrado para velación en residencia, libro de registro de asistentes .


Suministro del cofre:

cofre tipo plan, de acuerdo con las especificaciones y costumbres de cadaregión (para inhumación).

Cofre en alquiler y urna para cenizas, para cremación.

Sala de velacion:
en medellín (villanueva, capillas de san juan, campos de paz), hasta por 12horas, y en el resto del país, hasta por 24 horas.

Exequias o derechos parroquiales.
Bóveda o lote:

en cualquier cementerio, hasta por cuatro años.

La familia puede escoger libremente lote o bóveda en cualquier parque cementerio privado del país, y no obligamos a que utilice cementerios distritales o municipales (públicos).

Proceso de cremación:

cremación y cofre para cenizas.

En cualquier crematorio privado del país. No obligamos a que utilice crematorios distritales o municipales (públicos).

Transporte para el acompañamiento:

en Medellín 5 vehículos ó 2 buses y en el resto del país 2 buses.


Vemos pues como el proceso de tecnificación y especialización en el trato del cuerpo, a lo largo de todo su proceso, determina el cuerpo en todos y cada uno de sus aspectos.
El espacio, el traje, la publicidad, los asistentes, todo se encuentra delimitado y demarcado como si se tratara de la realización del más siniestro de los festejos, con la invitada más cruel que jamás podamos tener en una de nuestras fiestas –la muerte-.
“Por los no-lugares se desparraman los paseantes, cuyos cuerpos escriben un cuerpo que no pueden leer, que nadie puede leer, en tanto se escapa de toda legibilidad. Los trazos de esas escrituras, infinitamente entrecruzadas, componen una historia múltiple de la que no hay autores, ni espectadores, hechas de fragmentos, de trayectorias y de alteraciones.”[6]
Así mismo ocurre en Medellín, donde el poder sobre el control territorial, por el cual sacrifican sus vidas, volviéndose uno solo con el espacio, un espacio que pronto, no los recordara. "Cuando uno se pone a hablar con los muchachos de combos no hay diferencias en las razones por las que están ahí. Resulta que los jefes son los que les dicen que deben mantener un control territorial y un poder armado, de ahí los enfrentamientos", explica un líder social de la comuna 6, la más violenta de esta ciudad, con cerca de 180 homicidios a la fecha.”[7]
Si en la ciudad no hay autores, no espectadores, ni fragmentos, ni trayectorias y ni alteraciones, y mucho menos huellas como bien cita Hannah Arendt a Berger: "...las huellas no son sólo lo que queda cuando algo ha desaparecido, sino que también pueden ser las marcas de un proyecto, de algo que va a revelarse..."[8]. ¿Qué podemos decir de estos sitios de exclusión para el moribundo y el muerto? ¿Cuál es su proyecto, que es lo que tiene por revelarse?
“Las marcas visibles del espacio ciudadano no cargan una significación primaria que poco a poco se fuesen borrando. Verdaderas huellas caligráficas, esos lugares y espacios reinscriben sobre su superficie el ejercicio de nuevas significaciones: hasta el punto que cada elemento de la ciudad se constituye a partir de la huella de los demás elementos-huellas que la configuran.”[9]

Pero el cuerpo del muerto, no escapa a estas configuraciones, ni escapa al carácter social y económico. Todo lo contrario, la muerte más que nunca, cuesta cara, porque para mantener un rango las familias quieren “hacer bien las cosas” y porque la muerte, se ha industrializado y capitalizado, así pues, no es extraño encontrar tarifas según las condiciones y necesidades del difunto y sus familiares. Además de la concesión de la tierra si se quiere para siempre o temporal.
“El esplendor de la tumba da testimonio también del rango del muerto y de la posición en que se encontraba su familia. Con frecuencia han exaltado los oradores sagrados el igualitarismo de la muerte, queno sólo corta con la guadaña, sino que también nivela. Este lugar común no es más cierto que todos los otros. Al contrario, pocos sitios hay en los que las desigualdades sociales se pongan de relieve con más énfasis que en las necrópolis, desde la riqueza de los grandes mausoleos y desde las capillas funerarias hasta la fosa común, donde yacen los criminales y los muertos anónimos.”[10]
Otro caso muy diferente e igualmente impactante, es el sufrido por el moribundo, sujeto al cual Norbert Elias nos hace referencia en su hermoso libro, “La Soledad de los moribundos”; titulo bastante sugestivo y que deja en claro hacia donde se dirige el problema permitiéndonos reflexionar sobre una pregunta que Foillet articulaperfectamente, dejándonos en claro la configuración de la ciudad con respecto al moribundo que será posteriormente un difunto, un muerto.
“¿Qué signi­fica ya ahora, desde un punto de vista sentimental, la tradicional expresión «lecho de muerte», cuando lo ordinario ahora es decir adiós a la vida en una clínica o en un hospital en los que frecuentemente existe un reglamento que aparta del agonizante a su familia y a sus amigos?”[11]
El moribundo, el muerto, no es sino suceso para la familia, amigos y vecinos más cercanos, es aislado incluso desde antes de su muerte, en estos sitios de reclusión y exclusión que son las clínicas, morgues y salas fúnebres, las cuales no son más que depósitos de cadáveres, clasificación de moribundos. Nos encontramos con lo que se es denominado, “no lugares” lo es en un doble y espantoso sentido.
En Medellín: “Los protagonistas -los muertos-- en un 70 por ciento, son integrantes de más de 160 bandas que hay en el valle de Aburra, añade la Policía. No obstante, esos jóvenes no siempre son conscientes del papel que desempeñan en la historia.”[12]
En el fondo, muchos de nuestros contemporáneos no saben ni por que mueren, ni porque viven. Unidos en un mismo absurdo de ciudad, la muerte y la vida han perdido todo el sentido para ellos y la muerte no es más que una última frustración, que se añade a la frustración que la ciudad representa; existencia que esta “de sobra” para el tiempo y para la eternidad.
“Así como la ciudad, los cuerpos también forman parte del espacio, constituyen paisajes y escenarios y, en sí mismos, son un volumen, una espacialidad que aparece desgastándose en el tiempo. Sobre los cuerpos se encuentra el estigma de los hechos pasados, de él nacen los deseos, los desfallecimientos y los errores; en él se entrelazan pero también en él se desatan, entran en lucha, se borran unos a otros y continúan su inagotable conflicto...”[13]
En este desarrollo entra con mucho la crisis de la civilización con su revolución de los valores recibidos y de las costumbres adquiridas; pero estas razones van más al fondo, hasta llegar a una interrogante metafísica y religiosa acerca de la naturaleza y el destino del hombre, cuestión a la que de aquí en adelante cada uno debe encontrar su respuesta por medio de la propia búsqueda y en el padecimiento de su propia angustia, al tiempo que nos asombramos por la magnitud del irracionalismo que se expresa en la ciudad y sus extraños prodigios.


“-Balas en funerales y en hospitales. El 31 de julio, un joven, de 23 años, murió a la salida del funeral de un menor, de 16, muerto en un ataque de sicarios. Según la Policía, fue una venganza entre 'combos'. Y este año, en dos ataques murieron pacientes que se recuperaban de atentados. El caso más sonado fue en febrero cuando dos sicarios se vistieron de médicos e ingresaron a una clínicapara rematar a un comerciante. Los atacantes fueron capturados.-“
-El Tiempo-

“Pensé: —Si Adelma es una ciudad que veo en sueños, donde no se encuentran más que muertos, el sueño me da miedo. Si Adelma es una ciudad verdadera, habitada por vivos, bastaría seguir mirándola fijo para que las semejanzas se disuelvan y aparezcan caras extrañas, portadoras de angustia. En un caso o en el otro, es mejor que no insista en mirarlos—.”
“Pensé: —”Tal vez Adelma es la ciudad a la que se llega al morir y donde cada uno encuentra las personas que ha conocido. Es señal de que estoy muerto también yo”.
Italo Calvino – Las Ciudades Invisibles
Las ciudades y los muertos.








Bibliografía


  • Elias, Norbert, "La soledad de los moribundos", Fondo de Cultura Económica, España, 1987.

  • Groupe Lyonnais, "La Muerte y el hombre del siglo XX", Editorial Razon y Fe S.A. Madrid, 1968.

  • Jahir Rodríguez Rodríguez "El palimpsesto de la ciudad: ciudad educadora"

  • ARENDT, Hannah. ¿Qué es la política?. Citando a John Berger. Paidós. Barcelona. 1997.


  • www.funerariasanvicente.com/



[1]JahirRodríguez Rodríguez “El Palimpsesto De LaCiudad: Ciudad Educadora”
[2]http://www.eltiempo.com/colombia/antioquia/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-6675327.html
[3] La etimología griega nos indica que Palim, significa retirar yPsestos, a otra parte, a otro espacio; Palimpsesto de la ciudad es eso, unlargo tránsito por el mundo de las ideas de la ciudad y sus rostros, ideasreescritas muchas veces, porque no hay que olvidar que la ciudad nos viene delejos y es el futuro, a la vez.
[4]JahirRodríguez Rodríguez “El Palimpsesto De LaCiudad: Ciudad Educadora”
[5]J. Foillet “LaMuerte Y El Hombre Del Siglo XX – Fenomenología Del Duelo” Editorial Razóny Fe S.A. Madrid, 1968, pag 165
[6]JahirRodríguez Rodríguez “El Palimpsesto De La Ciudad: Ciudad Educadora”
[7] http://www.eltiempo.com/colombia/antioquia/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-6675327.html
[8] ARENDT, Hannah. ¿Qué es la política?. Citando a John Berger.Paidós. Barcelona. 1997. p. 9.
[9]JahirRodríguez Rodríguez “El Palimpsesto De LaCiudad: Ciudad Educadora”
[10]J. Foillet “LaMuerte Y El Hombre Del Siglo XX – Fenomenología Del Duelo” Editorial Razóny Fe S.A. Madrid, 1968, pag 155
[11]J. Foillet “LaMuerte Y El Hombre Del Siglo XX – Fenomenología Del Duelo” Editorial Razóny Fe S.A. Madrid, 1968, pag 165
[12]http://www.eltiempo.com/colombia/antioquia/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-6675327.html
[13]J. Foillet “LaMuerte Y El Hombre Del Siglo XX – Fenomenología Del Duelo” Editorial Razóny Fe S.A. Madrid, 1968, pag 165

15 nov. 2011

El Otro - Ninguno

El otro no se parece a nadie
nunca repite un gesto
y está siempre al margen
a la espera del sentido que no llega nunca.

De niño le dijeron malo
de joven el demonio redimido
y ahora es santo
hombre que conoce su abismo.

La linea de guiones bajos
_________________________
corta el sentido en dos
y las cosas que tal vez fueron
jamás serán como hoy mismo.

Allá está el otro...
su cuerpo es una señal que se divide
nunca será igual
el infierno siempre es nuevo.


La cicatriz de la nada
que amenaza su ser
es el testimonio del dragón…
el caos primigenio.

Canta y repugna
piensa y se ejecuta
porque aquí no está permitida la réplica
la copia y el remedo siempre son despreciables.

Todo pensamiento renueva
palabra, palabra, palabra
nunca fueron lo mismo
en el tiempo cada una murió a su manera.

Allá está el otro...
su cuerpo no es una señal
no se divide, será siempre igual
el infierno es ser uno mismo.

-Ninguno-