29 ene. 2013

Restos de Tragedia


Lo Trágico[1]

“Raza efímera y miserable, hija del azar y del dolor, ¿Por qué me fuerzas a revelarte lo que más te valiera no conocer? Lo que debes preferir a todo es, para ti, lo imposible: es no haber nacido, no “ser”, ser la “nada”. Pero después de esto, lo que mejor puedes desear es… morir pronto.”[2]

*****
En la tragedia la espada mata al argumento.
*****
Encuentro de fuerzas opuestas, fuerzas que en el entredicho de su destino entran en colisión, como un encuentro brutal de estructuras opuestas, chocantes, chispeantes, resplandecientes en el encuentro, significantes que chocan unos a otros en formas progresivas, luces brillantes, encuentro de espadas, iluminación del choque que se constituye como luz del arte.
*****
Los antagonistas de esta tragedia “Apolo” y “Dioniso” representan (en un sentido aporetico) facciones distintas de esta guerra declarada, las características o fuerzas que constituyen a estas entidades del panteón estético, solo se van perfilando (como sombra de la representación) a medida que las luces artificiales iluminan la caverna, pero la verdad de la tragedia es que la luz de este arte como bien se demostró en la “tragedia antigua”, solo se puede dar como luz del sufrimiento.
*****
A la usanza de un método radical digno de Heráclito y Nietzsche “la única luz que ilumina es la guerra”.
*****
Nietzsche habla constantemente del “ensueño”  ya que por medio de este se puede establecer un contacto con los dioses, es un canal de percepción de las proporciones divinas y de las criaturas sobrehumanas, en el “ensueño” se percibe le  “verdad del ensueño”, los maestros cantores y los poetas podían concebir a través de este “al hombre como un artista completo”.
*****
El “ensueño” cumple una doble condición en el conflicto de los dioses, ya que pone su servicio a la orden del “arte plástico apolíneo” y al “arte desprovisto de formas” (la música: el arte de Dionisos)
*****
“La verdad del ensueño” es una verdad amarga, sentimientos confusos que no son más que apariencias humanas hermanas de fantasmas. 
*****
El hombre que experimenta el “ensueño”, que está dotado de “aptitud filosófica”, de valentía para emprender la búsqueda absurda en compañía del puro fantasma, examina minuciosamente los rincones del mundo onírico y en el resplandor de la absoluta lucidez, se da cuenta que ha invadido el mundo de lo “severo”, “lo sombrío”, “lo triste” y “lo siniestro”.

*****
El “ensueño” es el camino a la “angustia”.
*****
El “ensueño” es un espectáculo de “fantasmas” y “sombras.
*****
La experiencia del “ensueño” desarrolla y produce escenas reales de “fantasmas” y “sombras” que se  viven y se sufren, ¿qué tanto de nuestra “realidad” no es ensueño? ¿Cuántos de estos fantasmas no hemos amado con todas nuestras fuerzas? ¿Con cuantas sombras hemos hecho el amor hundiendo nuestra fuerza sobre sus carnes?
*****
El “ensueño” está constituido por “fantasmas” de un placer profundo y “sombras” de un goce necesario”.
*****
“Apolo” está representado como un deseo gozoso del “ensueño” ya que por medio de este se generan “facultades creadoras de formas”, “apariencias” que se establecen radiantes de luz divina, guerras procreadoras con aptitudes de adivinación y artes radiantes de inquietud y cólera.
*****
“Apolo” es la imagen divina y esplendida del “principio de individuación” que con sus gestos constituye la alegría y  la apariencia de la belleza que se instaura como verdad.
*****
El “espíritu dionisíaco” se manifiesta en horror al romperse el “principio de individuación", la “exaltación dionisíaca” arrastra con el ímpetu de la tormenta al individuo hasta sumergirlo en sus aguas, luego de este bautizo tormentoso el iniciado ha sido bendecido con el olvido de sí mismo.
*****
Desde la incertidumbre de los coros báquicos cantaban y danzaban los fantasmas en las plazas, junto a ellas, las sombras, las panteras y los tigres.
*****
En el “espaciamiento” que genera la tragedia, ya sea como “Polemos”, “ensueño”, o “angustia” se renueva la “alianza del hombre con el hombre”.
*****
 La “exaltación dionisíaca” que se genera en forma de estas tres expresiones: “Polemos”, “ensueño”, y “angustia” dan posibilidad a la reconfiguración (¿reconciliación?) del  conflicto entre “naturaleza/cultura”.
*****
En el “Polemos” se combate la “animalidad”, en el “ensueño” se dialoga con la “animalidad”, la “angustia” es la “animalidad” misma.
*****
El “héroe trágico” canta y danza, embriagado al romperse su “principio de individuación”, el horror irrumpe como olvido de sí mismo, olvido de su andar y hablar; ahora vuela por los aires, habla con los animales, “el hombre no es ya un artista, es una obra de arte”, cantando y danzando.  
*****
El “ideal griego” estaba basado  en la “imitación de la naturaleza”, ¿era esta “naturaleza”, la “fiesta dionisíaca”, la sexualidad, el “sátiro”, el “cabrón”, el desenfreno, la bestialidad salvaje?
*****
En la “fiesta dionisíaca” se evidencia que el “abismo” no está colmado y tras la “destrucción” del “principio de individuación” surge la posibilidad del “arte musical” como “goce” y “crueldad”.
*****
Nietzsche define el “ditirambo dionisíaco” como la capacidad simbólica capaz de destruir el “velo de Maya”.
*****
En el arte la “naturaleza” se expresa “simbólicamente”, destructiva y creativa.
*****



[1] (notas al “Nacimiento de la Tragedia de Friedrich Nietzsche)
[2] Mito citado en el Nacimiento de la Tragedia: “El Rey Midas persiguió duramente largo tiempo en el bosque, sin poder alcanzarle, al viejo Sileno, compañero de Dioniso. Cuando por fin logro apoderarse de él, el rey le pregunto qué cosa debía el hombre preferir a toda otra y estimar por encima de todas. Inmóvil y obstinado el demonio (Damon) permanecía mudo, hasta que por fin, obligado por su vencedor, se echó a reír y pronuncio estas palabras: - ”

11 ene. 2013

Nox Mater Caos (La Danza Universal)


"Antes que todas las cosas fue Caos"
-Hesíodo-


I


¡Danza el universo entero!
Luz pura, sarcasmo,
moviéndose al ritmo de mi eufórico canto.

¡Danza el universo entero!
El sueño y la muerte... hermanos,
pena y engaño del destino cruel.

¡Danza el universo entero!
En algún lugar al borde del cosmos.

¡Danza el universo entero!
Merodea el abismo del pozo sin fondo.


II


¡Danza el universo entero!
Condenado a la materia oscura,
amor - muerte por decreto suyo.

¡Danza el universo entero!
Neuma del aire, fuego,
quinto mundo, Éter, Cosmos...

¡Danza el universo entero!
Invoca la flor fundamental del Caos.

¡Danza el universo entero!
Totalmente sin carácter, ilimitado: el infinito.


III


¡Danza el universo entero!
Venganza, angustia,
discordia y ternura de su vejez.

¡Danza el universo entero!
La sentencia airada de la energía oscura,
ni la apelo, la resisto... no la huyo.

¡Danza el universo entero!
Azar indeterminado, aleatoria incertidumbre.

¡Danza el universo entero!
Habitualmente en el lugar de lo incomprensible.



IV


¡Danza el universo entero!
¿Dónde irá a parar el eco de este canto?



Imágenes: Radiografías Intervenidas.
México - 05/12/2011