29 nov. 2009

Septenario “Génesis de la Insania Humana”

I

(Vacío Insondable)
Como una imagen de la vida se expande al infinito,
nuestros sueños se sumergen en la muerte.

Cuando todo estuvo agrietado y destruido
se abrieron las puertas dejándonos entrar
al jardín de los sueños perdidos.

Nadie sabe, nadie recuerda
como y cuando los rituales
fueron dejados en el olvido.

¡Uno en todos y todos en mí, sueños perdidos!

II

(Manifestación Primigenia)
¡En la oscuridad perdido, con la luz deslumbrado!
¿acaso que son tus ojos?
¿por qué me miras?
¿por qué me tientas?
¡lo acepto, lo sé!
¡nuestro amor no fue cosa del pasado!
¡hoy es un principio!

III

(Antigua Inarmonía)
Las estrellas marcharon y todos lloramos,
por qué no encontramos los signos del retorno.

Artemisa se levantó con su arco y dijo:
¡mirad volar mis flechas!, ¿acaso no tienen retorno?
el efecto de mis actos, ¡el amor o la muerte!
¿dónde está oculto mi amante?

IV

(Ritual)
Como piedras en la tierra, mis huesos son culpables,
mi energía es tormenta del mar,
al aire como a la emoción conquisto,
mi fuego, mi deseo; ¡mi deseo eres tú!

¡Llevemos hasta el final este ritual hecho a nuestros cuerpos y almas creados!

V

(Deseo Irracional)
Deseo irracional, no por eso menos real;
que entre pasarelas de cobre,
la plata siempre me deslumbre,
porque en ella tu rostro encuentro.

¿No es mi genio aun fatídico?
¿no es mi merito aun más grande?
¡soy un animal de lujo!

VI

(La Piedra Más Justa)
Veo la conquista; ¡lamentos o ladridos!
¿somos acaso estos seres sin vida y sin expresión?
¡oh, las piedras son hermosas, que de ellas surjan todos los caos!,
con gusto aniquilarían la tierra de un suspiro,
cual ramera lapidada.

¡Yo no seré un mal huésped!
y entre todas mis maldades, algún día veraz lo bello,
viajando entre consuelos de colores.

¡Cómo no sería yo, lo suficientemente justo!
¡condenarme!, ¡enloquecerme!
pero antes que nada,
¡yo soy quien os bendice!
¿queréis oír más?
¡cómo no sería yo, lo suficientemente justo!

VII

(¡En Verdad Soy Yo!)
Escúchalos a ellos, los hijos de la noche,
¿qué te dicen de mis actos?
¡he retado los abismos, a monstruos he vencido!
¡ahora tengo sus enigmas!
¡soy un hombre sublime!, ¡tal como se soñaba!
a mi alrededor mil máscaras,

¡en verdad soy yo!
cientos de tiempos, cientos de lugares,
antiguos signos del pasado,
si mi risa y mis pies aun temblaban,
¡hoy tan solo quiero tornarme aire!,

¡en verdad soy yo!
el alma de un niño agrietada,
la palabra sabia trastornada,
un enemigo desposeído de virtud,
armonía acribillada como plaga,
¡nada mejor en esta tierra!
¡en verdad os aconsejo!
¡soy un animal de lujo!
¡aceptemos el reto con indiferencia y que esto en verdad os importe!

(Julio 7 - 2007)

25 nov. 2009

La Euforia: Dionysos y el Crucificado.

I

Euforia

La he visto danzar en círculos de fuego,
rotaciones cortas,
ondulaciones largas.

Saltos hacia el misterio,
saltos hacia el infinito.

Antes, siempre, nunca…
Nunca las dudas largas,
nunca los impulsos cortos.

La he visto en lo basta de su euforia inaudita
¡ay Loca Atrevida!
Y aun así pide que canten una canción!

“Cántame una canción que me dificulte perderme,
cántame una canción que me impida moverme,
dificulta esta danza, el baile de mi cuerpo inerte,
dificulta esta danza, canta, canta, danza hasta perderme.

Empezaste a cantar conmigo, cuando era difícil encontrarme,
ahora dificulta esta danza, al paso largo del camino austero,
hazme perder en el encanto de tus ojos negros,
hazme perder en el canto de tus labios rojos y finos como el más cruel pecado,
cántame una canción que me dificulte perderme,
cántame una canción que me impida moverme,
dificulta esta danza, al baile de mi cuerpo inerte,
dificulta esta danza, canta, canta, danza hasta perderme”

II

Desarmonía Preestablecida

Un poco más
Un poco más
Un poco más

Un poco más del veneno de esta relación antigua,
un poco más de música que nace en pensamiento,
un poco más de tragedia, origen del emblema de mi obra.

No me dejes
No me dejes
¡No me dejes

Desarróllate en mi cuerpo como virus que se expande,
ábrete como flor macabra en forma de símbolos enfermos,
danza en juegos múltiples de orgías y guerras constantes.

Azar es creador
Desborda las fronteras del encierro de este yo determinado.

Azar es destructor
Irrupción del sinsentido que no puede circunscribir ni a un sujeto.

Azar es creador
Una persona.

Azar es destructor
Un objeto.

Azar es creador
Contrapone ante mí mismo la imagen inicial de mi conciencia.

III

Olvidando….

Escribir es dibujar,
dibujar es producir fronteras,
producir fronteras es delinear,
delinear es delimitar,
delimitar es personalizar,
personalizar es individualizar,
individualizar es esculpir,
Esculpir es pintar.

Al final de todo, tan solo ha quedado mi sangre sobre la piedra,
un movimiento indefinido en el espacio en forma de letra,
incesante, confuso, atemporal, deseos múltiples, imágenes soñadoras.

Escritor soñando el olvido que refleja,
reflejo olvidado del escritor soñando,
sueño reflejado del escritor olvidando, olvidando, olvidando….

IV

Ebrio (Imagen Final)

Son aquellas locuras,
es esta embriaguez,
el dios hecho vino,
Dionisio de las largas fiestas,
Baco de los tragos largos,
sexualidad desatada,
orgias esperadas,
danza, danza, danza…

Sin ningún fundamento primero,
sin ninguna justificación para la existencia,
sin finalidad,
sin destino,
sin una misión,
corre el vino en forma de río en el devenir de mi garganta.

V

Blasfemia y Barbarie

Inmediato
Sentimiento propio de la vida.

Remordimiento
Sentimiento propio del pecado.

Venganza
Qué en un dios se hace eterna.

Resentimiento
Una vida que se siente amenazada,
no se siente, se va gastando, se va perdiendo o regalando.

¡Oh Dios que tanto ofreces!

VI

El Crucificado

Es un desgarramiento del alma,
un presente de la conciencia,
conciencia que apunta hacia sí misma y se desgarra,
desmembrada porque se opone a sí misma,
desnuda, unifica y presente.

Razón que sé incompleta,
dispersión que se imposibilita,
organización de la tortura,
articulación y conquista de la materia,
tortura como roza que se ofrenda.

Loco o cuerdo soy yo el que estoy.

Coro:
Con el pecado entre las manos…
Remordimiento en el costado…
¡Risas, llantos y truenos!

VII

Irracionalismo Estético

He aquí la única meta
he aquí la relación oscura,
el gesto contradictorio del arte.

Pasa por lo alto,
pasa por lo bajo.
Sin más,
sin menos.
Vagando por el bosque como quien huye de su yo constante.

Sin animales para tantos instintos,
sin cultura para tantos hombres,
suprime el gesto del sentimiento popular.

Y en el espejo:
Un mito
Un monstruo
Orden ajeno imposible de definir,
enajenación absoluta,
éxtasis como resultado.

Pasa por lo alto,
pasa por lo bajo.
Sin más,
sin menos.
Vagando por el bosque como quien huye de su yo inconstante.



(A la memoria de Luis Antonio Restrepo, Estanislao Zuleta , y Nietzsche)Dedicado a mis compañeros de reflexión, Juan Camilo Arias y Samuel Hernández. 2009

Desvaríos de Viaje

I

¿Qué?
¿Qué cosa?
El susurro en el viento,
muertos en las costas contemplando el mar,
una vida igual todos los días.

¡Claro!
El dulce concierto de la muerte,
las olas en la costa, las nubes con los viento,
y esta sigue siendo la vida de todos los días,
las fiestas en el infinito mar incógnito.

II

Estaba loco...
y éramos tu y yo en el momento.

Una vagina, una piedra, una pluma, un arpégio, un pene erecto, un grito, eyaculación... ¡silencio!

Poesía, cerveza y marihuana.
Yo no comprendo el tiempo, lo pronuncio con mi lengua bañada en veneno, sangre y alcohol.

La demora, la demencia, la llamada, la tradición oral de los pueblos.
¡Ellos estaban ahí! ¡Marcharon!
Retorno a tu oscura caverna.

Hasta aquí llega lo que yo sé, terminó la espera.

Lloré y el fuego se posó sobre mi cabeza.

III

Un vuelo inesperado,
la mariposa sobre el hierro,
la vista... lo que se ve y lo que se oculta.

Un cigarrillo trenzado en el viento,
afirmaciones y risas.

Aguas frías, ¡qué más da!
¡Maldita agua fría!

Horas y más horas...
el misterio del dulce que mis labios no disfrutan...
es el hastió.

Mi vista sobre el parque,
esto es lo único que ha salido barato.

IV

¡Nos vamos!
¡Nos vamos ya!

Llegamos al absurdo y un perro se lamía las patas.

-ella preguntó:
¿La puedes leer?
y la carcajada se posó sobre el río,
los turistas llegaron a la tierra de la marihuana
donde las muchachas tienen vestidos bonitos.

¡Aplausos!

¡Ay Jueputa!

Celebra la amargura entre sus dientes.

¡Qué fue eso!
¡Qué momento!
¡Moralistas!

-y la paranoia dice:
¡Te vas a morir!

¡Mauro, necesitamos una frase tuya!

V

En este cementerio vale la pena morirse,
Porque es bonito.
¿Quién creería que de una gota de leche, salga un pelao?
¡Hay que creer en todo!

¡Dame una copa!
¡Dame otra copa!

¡Mira, mira otra cosa!
Yo mismo me meto en la tumba,
así sea, arrastrándome en este poema.

Aquí confina la vida con la eternidad.
¡Y jarte ñeque!
¡Jarte ñeque, que aquí torció la puerca el rabo!

¿Cuándo nos vamos para los guayacanes?


Lord Klisgor

(Escrito en Villa de Leyva, Barichara y Mompox - 2009)