19 nov. 2013

duerme – (santos) - presidente - lasfarcini

Duerme usted, señor presidente? 
-Caupolicán Ovalles-


Ojo - barro - Water - Urgencia
Colombia - país - mierda

pactos - asesinos
sirvienta - terror
_______no - usted - señor - siesta
_______pregunto - ser joven - apuesto
duerme – (santos) - presidente - lasfarcini

_______________barato
mozo - alcoba - cuba
Ojo - tenerse - servicio
humilde locombiano
quemarte
Ojo - compañía
_____________________llamarlas
Ojo - ver - Serpientes
Cara - Barro

pataleta - sueño
duerme - lirona
General - almuerzo

adora - vaca
____________duerme
becerro - adora
____________duerme
bomba - estalla
____________duerme
colapso - estado
____________duerme

duerme – (santos) - presidente - lasfarcini

impedido
_______________Barbitúrico
amigos - llaman
Presidente  "Sociedad - Patria - Boba"
______y
dueño(s) - vacas - flacas
vacas sagradas
santos - sueños
llaman

_______________________ternuras
será proscrita - ver
será proscrita - acercarse - ella
será proscrita - temor - despertar - histéricas
(falso positivo)
____________Cueva Maldita
llamaremos
lugar - tierra aciaga
alimento -  ratas
Colombia
_____vieja  - putrefacta osamenta

árboles - frutos manufacturados
bailar - piedras –
bailar - balas - metrallas
______________estúpida confesión
cansados
nosotros
(funerales)
importados - Norte
_______puerca elegante - grasas
murieses - día - estos
Si - llorar

Nutibara - estallaría
______Cacique Ojo - Perla
llamarían
(muerta)
indios - nación
maíz rancio
patatas podridas
vender - (cocaína)
soberbio - que es
Pablo Escobar
dedica(das)
bombas
_________________billetes (campesinos)
pan
______________________filosofal
(cainita)
descubriendo - piedra
prometer
(comiendo) - (genitales)
creencias geniales
ciega - absurda
-liberala-
(violada)
Magdalena
-godo-
(desaparecido)
Rio Cauca
_____colgados
lira (amenazada) – cuello(s) (ahorcados)
_____de verle
(sicaria)
como ésta
(paraca)
_____monstruosa
-poesía-
quiere(mos) - diversión
está(mos) - cansado(s)
(asesina)
frenética
(locombia)
gendarmería
esperar - aplausos
ridículos (son)
sólo - verles
Podríamos reír
lasfarcinis
uribinis
santos
duquesa
archiduque
taconeo
___noche - noche
oír
podríamos
_____jefes - amor
_______________ministros
_____bailar - tango
Si – ve(s) - dormir
Si – ve(z) - soñar

11 nov. 2013

Los Nombres De lo Innombrable (Función Muerte de Autor)


Texto Presentado en el:
3° Coloquio Interdisciplinario de la Facultad de Filosofía y Letras UNAM
PENSAMIENTO: PROYECTOS Y EXCLUSIÓN

Mauricio Arcila Arango
Historiador


LOS NOMBRES DE LO INNOMBRABLE (FUNCIÓN: MUERTE DE AUTOR)

¿Qué es un Autor?[1], es la pregunta planteada por Michel Foucault en la conferencia del 22 de febrero de 1969 ante la Sociedad Francesa de Filosofía, y que intenta abordar desde diferentes perspectivas la -función-sujeto- en relación a los discursos de poder y enunciados de verdad.  En base a esta pregunta ¿Qué es un Autor?, se busca poner en tención  con: “el nombre del autor” y la “posición del autor”, para dar cuenta de los conflictos existentes, entre el pensamiento-proyecto-obra-exclusión y muerte de autor.

El presente análisis no busca dar una respuesta a tales problemáticas, solo veremos algunas interpretaciones que se dan a la sombra de este –sujeto no subjetivo- para tratar de comprender las relaciones de poder y conflictos entre autor - obra, nombre de autor – sujeto, que permita problematizar la función del arte, en la dicotomía sujeto-sociedad. La pregunta aquí planteada se desprende directamente de la fórmula de Beckett que enuncia: “Qué importa quién habla, dijo alguien, que importa quién habla”, Foucault nos dice que esta indiferencia, este desconocimiento a la pregunta es donde se afirma y se constituye el principio ético, el papel del Autor en este sentido es muy importante, porque nos muestra claramente ¿quién es el sujeto que enuncia? y ¿para qué enuncia? -como principio ético- y con una finalidad especifica.

La noción de autor constituye uno de los momentos más importantes y fuertes del proceso de individuación en la historia de las ideas,  del conocimiento, de la literatura y de las ciencias humanas y exactas en general; tanto que al considerar cualquiera de estas unidades, su interpretación seria relativamente débil, si tenemos en cuanta el papel fundamental que juegan en ellas las funciones de autor y de obra. En este sentido el sujeto que crea se desprende de su propia aprensión, se libera de sí mismo en el momento que surge de sí, una nueva forma, un nuevo sistema y una nueva interpretación; esta nueva forma, sistema e interpretación al hacerse visible, enunciable, al tomar forma se convierte automáticamente en objeto del discurso; por lo que el papel de lo ético no juega en este sentido un papel secundario, sino de primer orden; Foucault nos dice al respecto: “Digo -ética- porque esa indiferencia no es tanto un rasgo que caracteriza la manera en que se habla o en que se escribe; es más bien una suerte de regla inmanente, retomada sin cesar, nunca completamente aplicada, un principio que no señala la escritura como resultado sino que la domina como practica”.[2]

Esto que Foucault denomina como práctica, practica de la escritura, la podríamos pensar desde la creación poética; y es que para el filósofo “la escritura de hoy se ha liberado del tema de la expresión: no es referida más que a sí misma y sin embargo no es tomada bajo la forma de la interioridad; se identifica con su propia exterioridad desplegada” [3] Todo esto quiere decir que la escritura y más aún la poesía es un juego de signos ordenados de menos hacia su contenido que hacia la naturaleza misma del significante; si es que en este sentido del lenguaje cabe hablar de naturaleza; y si la naturaleza del significante es el desbordamiento del significado. Esto que para otros puede ser la irregularidad de la escritura misma, es experimentada por el terrorista de los conceptos que al mejor estilo Nietzscheano, bordea los límites del abismo y transgrede indeterminadamente, invirtiendo las regularidades que antes eran aceptadas como juegos en la escritura; este juego de escrituras inefables van más allá de sus reglas y pasan a niveles exteriores, en cuanto han surgido como creación y perduran en los umbrales de maneras reconfiguradas. Este juego que permite la escritura re significativa y desbordada no exalta el solo gesto de escribir, sino que trata de ir más allá, no para atrapar a ningún sujeto; “se trata de la apertura de un espacio donde el sujeto que escribe no deja de desaparecer.”[4]

La posibilidad de desaparecer en la escritura ha sido negado desde la filosofía antigua y los principios platónicos, que sustentaban como base fundamental la eternidad de las ideas y por ende la eternidad para quien vivía conforme a estas; pero la filosofía de nuestros días tiene una visión muy diferente donde la muerte es precisamente la que nos permite articularlos en la “certeza” de un mundo donde, no hay orden, no hay origen, no hay fin, no hay verdad, no hay continuidad.

Nuestra cultura ha metamorfoseado ese tema del relato o de la escritura hechos para conjurar la muerte; la escritura está ahora ligada al sacrificio, al sacrificio incluso de la vida; borradura voluntaria que no tiene que ser representada en los libros, ya que se cumple en la existencia misma del escritor. La obra que tenía el deber de traer la inmortalidad ha recibido ahora el derecho a matar, de ser asesina de su autor.[5]

La relación mortífera que se da entre la escritura y el autor también se manifiesta en la borradura de los caracteres individuales del sujeto que escribe; escritura y autor pasan a formar márgenes de un abismo separados por infinidad de interpretaciones y conceptos, la diferencia entre el sujeto y lo que escribe, el sujeto en cuanto escribe puede no ser él, y en este sentido despista todos los signos de su individualidad particular, el escritor ya no es más que la ausencia de su propia creación y ahora le es preciso ocupar el papel del muerto “en el juego de la escritura”.[6]

Llegados a este punto, donde todo pareciera indicar que el escritor crea en cuanto se mata a sí mismo y que la obra no es más que su propio sepulcro, podemos volver a Foucault que nos pregunta: “¿Qué es una obra?, ¿qué es entonces esa curiosa unidad que designamos con el nombre de obra?, ¿con que elementos está compuesta? ¿No es acaso una obra lo que ha escrito quien es un autor? Vemos surgir las dificultades, Si un individuo no era un autor, ¿acaso podríamos decir que lo que ha escrito, o dicho, lo que ha dejado en sus papeles, lo que se ha podido referir de sus declaraciones, podría ser llamado una “obra?” [7]

Tampoco pretendemos tratar de responder aquí que es una obra y mucho menos dar luces sobre el asunto; volveremos a las sombras de los cadáveres de Dios y del hombre; el postulado trágico que hemos tratado de mostrar aquí se hace evidente en cuanto la escritura es el primer testimonio, lo que posibilita la relación entre autor y obra es la muerte, que los crea en cuanto se separan de sí mismos.

La disección Foucaultiana entre los diferentes nombres que juegan en relación a la función-autor, no es una referencia pura y simple, ya que el nombre propio es algo imposible de convertir y siempre va a designar a un sujeto determinado, aunque igualmente que el nombre de autor tiene otras funciones indicativas. “Es más que una indicación, un gesto, un dedo apuntando hacia alguien; en alguna medida, es el equivalente de una descripción.”[8] La separación que marca el nombre propio y el nombre de autor es de carácter abismal, ya que están situados en los dos polos de la descripción y la significación, no obstante es aquí donde aparecen las dificultades particulares en la descripción del -hombre-. El –hombre tras el vínculo de nombre propio y nombre de autor, no funciona, ni corresponde de la misma manera a las funciones que se nombraron anteriormente al nombre propio ya que “El nombre de autor no es exactamente un nombre propio como los demás”. Foucault nos muestra que la diferencia fundamental está dada por que “un nombre de autor no es simplemente un elemento en un discurso (que puede ser sujeto o complemento, que puede ser remplazado por un pronombre, etc.)  Ejerce un determinado papel con relación al discurso: garantiza una función clasificatoria; un nombre semejante permite reagrupar un determinado número de textos, delimitarlos, excluir algunos, oponerlos a otros”.[9]

El poder del nombre de autor funciona con características muy determinadas dentro de los modos de ser de los discursos; el nombre autor, posibilita el hecho de poder decir “esto ha sido escrito por tal” o “tal es su autor”, lo que indica que el enunciado del discurso no es una palabra vana e indiferente, no es una palabra que se va; indica  todo lo contrario que las palabras deben ser recibidas y entendidas de cierto modo; y que las culturas que enuncian esas palabra, las enuncian con estatutos y roles determinados.

Si nos preguntamos de nuevo por nuestro hombre tras los nombres, veríamos a un ente  que viaja desde el interior de su propio discurso, como individuo real, al exterior que lo produce; de alguna manera, el hombre tras los nombres es el límite de los textos, es el recorte de lo que sobra de la obra, es la huella del artista, es el manifiesto de su propio ser que se ha echado a menos, en otros términos, el hombre tras los nombres es un perro detrás de una caravana que no le pertenece.

El hombre tras los nombres se manifiesta como acontecimiento de un discurso determinado, un estatuto que rige poder en el interior de la cultura; es burócrata, ejerce su estado civil, pero escapa en la ficción de la obra, se sitúa en la ruptura que el mismo instaura en las falacias de grupos determinados y sus modos singulares de poder. “Podríamos decir en consecuencia que en una civilización como la nuestra hay un determinado número de discursos que están provistas de la función de “autor”, mientras que otros están desprovistos de ella”. [10]

En el trasfondo del hombre la función-autor es la que caracteriza su modo de existencia y le permite la circulación y el funcionamiento de discursos dentro de la sociedad; además que desde la perspectiva de Foucault “La muerte del hombre es un tema que permite sacar a la luz la manera en que el concepto hombre ha funcionado en el saber…” El hombre tras los nombres enuncia todos los discursos, ejerce cualquier estatuto, posee todas las formas y ejerce todos los valores, independiente del tratamiento a que lo sometan. El hombre tras los nombres se desarrolló en el anonimato del susurro, siempre se escuchan las palabras repetidas que dicen que es él, pero en verdad nadie se atrevería a pronunciar su nombre es voz alta. El hombre tras los nombres es: ¿Quién ha hablado realmente? ¿Es en verdad él y nadie más? ¿Con que autenticidad o que originalidad? ¿Y ha expresado lo más profundo de sí mismo en su discurso?- [11] El hombre tras los nombres dice: ¿Cuáles son los modos de existencia de ese discurso? ¿Desde dónde se ha sostenido, cómo puede circular y quién puede apropiárselo? ¿Cuáles son los emplazamientos que se reservan allí para sujetos posibles? [12] El hombre tras los nombres pregunta: “¿Quién puede ocupar esas diversas funciones del sujeto?- Y detrás de todas estas preguntas no se oiría más que el ruido de una indiferencia –“Qué importa quién habla, dijo alguien, que importa quién habla”- - No hay sujeto absoluto”.[13]



[1] Conferencia en la Sociedad Francesa de Filosofía el 22 de febrero de 1969, publicada en el Bulletin de la S.F.P julio-septiembre de 1969. (De Littoral n° 9, Junio de 1983. Traducción de Silvio Mattoni.
[2] Ibíd. Pág. 39
[3] Ibíd. Pág. 39 - 40
[4] Ibíd. Pág. 39 - 40
[5] Ibíd. Pág. 40
[6] Ibíd. Pág. 40
[7] Ibíd. Pág. 41
[8] Ibíd. Pág. 44
[9] Ibíd. Pág. 45
[10] Ibíd. Pág. 46
[11] Ibíd. Pág. 60 - 61
[12] Ibíd. Pág. 60 - 61
[13] Ibíd. Pág. 60 - 61

28 oct. 2013

[Alguien escribe poesía en mi nombre...]


Alguien escribe poesía en mi nombre; no sé quién es, no sé quién soy, tampoco me importa; mi esperanza es que todos mueran, estoy embebido en esta causa para que no me manden al otro lado, al mundo del amor prometido que nunca llegará. Yo veo por los ojos del demonio y me entregué como herramienta de la muerte y he pagado para que se consuman las torturas. El que sea enemigo del demonio es mi enemigo -la nueva poesía es la de siempre-sorpresa ante lo desconocido-, el infierno nunca es el mismo, siempre está renovándose en horrores. El lector está engañado y por estas muertes se me persigue en cualquier parte del cosmos, se me acusa de: -terrorismo-poético- (afirmación estúpida y miserable) –palabras-bombas-secuestros-conceptos-semen-amantes-ninfas-cópula-inspiración-. Es verdad, secuestre la poesía de la nada, chantajee a la nada y le exigí todo lo que no tenía.

Para crear un poema lo primero que hago es un proceso de infiltración, entro con diversos conceptos y me tomo la sede de la razón para expulsarla –esto es un operativo único para mi época- , saco la razón en automóvil, le quito el seguro a mi revolver y les digo: “soy Mauricio Babilonia y están en un verso de mi caos , este es el poder del azar y espero que no pierdan la compostura”; la gente siempre piensa que la mejor poesía es el soneto porque da un testimonio de la vida, pero el manifiesto tiene un estilo más cercano al magnicidio. Por otro lado mis terroríficos escolios que están cerca de los tres mil, son versos que nadie conoce y fueron ejecutados en el absurdo por el solo hecho de sospecharse de ser bellos y de cantar con mi enemigo en un verso alegre, por este motivo fueron casi tres mil los versos sacrificados.

Con el demonio yo he hecho muchas cosas, una vez me ordeno matar la poesía y yo la maté: "Nos conocimos y nos amamos, nos inspiramos mutuamente, fue la fuerza femenina más despampanante que jamás se haya visto, adorable su figura exacta en la que su error fue dejarse embarazar de este poeta aberrante, tengo totalmente prohibido dejar un vestigio, por lo que no quedó más de otra que mandar los espíritus y los arcanos a que procedieran con el arte del aborto, fue un aborto practicado contra su voluntad". Una noche de ebriedad insurrecta, nuestras miradas se cruzaron, ella empezó a coquetear conmigo y cuando el verso avanzó amanecimos juntos entre letras y espacios vacíos -la misma noche en el tiempo indeterminado como el eterno retorno- esa noche sospeché que mi musa sacaba información para ponerla al servicio del orden. Al siguiente día nos citamos para encontrarnos nuevamente y hablamos desde la distancia mirándonos directamente a los ojos, luego procedí a que muriera y escuche su voz trasladarse de la nada a la tierra, de mi cuerpo salió una energía maligna, luego una debilidad, desde eso siento unas emociones muy fuertes porque la vi muerta, yo no soy un criminal cualquiera, yo defiendo una causa y el crimen me hizo fuerte, y soy fuerte, eso la poesía no lo puede evitar. No siento nada, destruí la función principal de la poesía y no siento nada. El poeta fino destruye el centro principal del poema, su corazón; el poeta cobarde, critica la forma y la superficie del arte. Así me di cuenta que tengo estomago para el arte y empecé a crear, a crear y a crear. Resulta que también soy inteligente para el arte y así me volví un destructor de poesía, después, mano derecha de la invención aestética.

A Klisgor ni siquiera la muerte del arte, a la que siempre le fue fiel, pudo ablandarle el corazón: "yo no lloro, porque tengo el alma muerta de tanta poesía criminal, de tanta sangre y malas letras, no soy capaz de llorar"; caminaba solo y ya no me importaba que me matara a mí, caminaba desnudo sin el escudo del demonio. Ahora no he vuelto a contar mis versos porque eso no lo hace sino un psicópata, pero son muchos los muertos, en mi propia mano se desarrollan los caos del verso, la poesía del caos reconoce que se batalla es consigo misma. El arte recapacita solo, dando desde siempre la pelea, como quien lleva un monstruo por dentro que no puede expulsar; unas veces el me maneja a mí, otras yo lo manejo a él, ahorita se está replanteando la poesía y ustedes tienen toda la razón críticos de mierda: "yo estoy aquí para que ustedes me digan asesino, y si, es la verdad, soy un asesino ¿si me entienden? es la verdad. Yo estoy aquí para que ustedes me digan animal, y sí, soy un animal, por eso mi poesía no tiene remordimientos. Yo estoy aquí para que ustedes me digan loco ¿poeta?, y sí, estoy loco, por eso mi arte no conoce límites"

16 sept. 2013

Nueve Deconstrucciones de Porfirio Barba Jacob (Para una lectura a pedazos) – Anexo I

DA-MA - - CA-BE-LLOS- AR-DI-EN-TES

I
Decíame cantando - niñera
madrina – embrujó - luna
Dama - ardiente cabellera
veló - sueño - torno - cuna
cabello –cauda sombría–
ondeando  -viento, ondeando - viento
-ardía, ardía-
tórridas noches - derrama
efluvio -huerto - mitiga - lloro
sueño - párvulo - inflama
astro azul - abéñuelas - oro
viaje feliz - caminos
moja - agua
tenues hálitos
brillos - aurora
trinos - pájaros
lágrimas…
¡Oh, viaje - Santa Rosa -oro edificada-
torres…
Bordeando - senderos
granan mortiños
crecen romeros…
juegos – Tenche -  cuando llena
olor sensual - bóveda enramada
vuela - mirlo, arde - monte, muere - día
aldea - incienso sahumada
melodium -  templo suena
alma vesperal responde: ¡Ave María!
San Pablo - guijas luminosas
pez -  guayabas ambarinas
platanares batidos - lamento
turpial -  hondura - acallado
instante mío -  movimiento
cabellera - fuego desatado
ondeando - viento, ondeando - viento–
¡Ella -  mi lado!


II
Mirífica, invisible, muellemente
manos aliñaban - blandura
carne, volando -  frente
suave mimo - fruición impura
Luego - luna - llenando
azul -  infante - blancura
cuando llueve - no supe cuándo
fue - beso -  dádiva
primera ambrosía
mundo - granada
abría

Dama - cabellos encendidos
transmutó - las cosas
amé – soledad - prohibidos
huertos - hazañas vergonzosas
intenso - fruto
tinieblas
grato - beso
labio - llamas

oía - trino - espiral - abría
caminos - ilusión - claro monte
claro cielo absorto -  extensión…
tornar - viaje vagaroso
escala - lumbre - estrella
hundía nuevamente -  moroso
deleite - soledad: –¡solo -  Ella!

pasaba envolviéndome - aliento
honda, radiante poesía
hazaña ideal - lauro - mirto
desatada fantasía
volvería
Luna - San Pablo, novia - siempre
volvería - Abril
entre - auras
maizales
espigan lágrimas
partir

Dama, sortílega - mi lado
besó – boca -  fruto llameante
íntimas mieles penetrado
misterio marino - montesino

onda rubia -  luz ligera
dorando -  camino
(su) -  cabellera

¡Oh - sangre refluyera
manando - cuerpo -  vino
vierte -  lúgubre jornada
vertiginoso instante
vago crepúsculo ambarino
Ella - fascinó - mirada
hondos jardines irreales
onda rubia - luz ligera
dorando - camino
(su) - cabellera

Cantaba suavemente
“mullido
carne - manos prodigiosas
lira - lamento
sensación -  las rosas
brisa -  su aliento
Pudiste ser - árbol - sin - flama
caduco - ruindad - colina
eres - hoguera espléndida - inflama
tules - noche - ilumina
barro - sordo, sordo - encuentra
- eco -  trémolo - mundo
- caracol - concentra
mar - cántico profundo
Todo - virtud secreta
óleos balsámicos infunden
rozando - materia oscura
sobre - sienes - poeta
verde claro - laurel augura
Todo - ardiente cabellera
flota - manantiales -  vida
bosque - primavera
Muerte - niños frutecida…”


 III
Silbaban - palabras - víboras
fuego, llameantes, arrecidas
sutiles lenguas -  víboras
destilaban dulzores homicidas
hierbas
sudor - sangre
marcó - huellas
Dama - ahondó - blandamente
muelle jardín - regazo
íntima - sombra refulgente
ciñó - cadenas - abrazo
adormí - dolido - sonriente
envolvió - cabellos
ondeantes - rojos
hallé - deleite
entornados - ojos
Colinas - pudor - nieblas opalinas
río – arte - ondas peregrinas
sepulto - montañas diamantinas
mar - saber, mar triste, mar acerbo…
¡todo - vi! Laurel, ternura, calma
¡todo -  mío! - inefable gloria
silencioso gusto
esfuerzo fallido - victoria
Dama - ahondó - blandamente
muelle jardín - regazo
íntima - sombra refulgente
ciñó - cadenas - abrazo
adormí, dolido - sonriente
envolvió - cabellos
ondeantes - rojos
está - Muerte - ellos
insondables - ojos…



Mauricio Arcila Arango

13 jul. 2013

-EN-TRE- ♦ -TE-JI-DOS-


-EN-TRE- ♦ -TE-JI-DOS-


Tulipán - pájaro
Sol - aroma infantil

Cartílago – saliva
Encerrado - entre los huesos

Rey - cobra
Signo - trono de felino

Anillo - arado
Sandalia - rueda de la vida

Enmascarado - demonio
Salvaje - entre los dioses

Cocodrilo - rojo
Águila - disfraz humano

Angustia – carne
Tiempo – elástico el destino

Guardián - profundo
Súbito - noche de pantera

Compacto – iletrado
Embustero – pastor de alcantarilla

León - coronado
Bastos - entre manos sueltas

Alucinado - desnudo
Camino - ojos del cosmos

Esponjoso – errado
Idea – estupidez del alma

Cuerpo - vida
Azar – amor entre escorpiones

Perros - aulladores
Delirios - de vinos y plumas

Máscara - pasado
Señal - luz de versos

Óseo – rígido
Temporal – viviendo entre los muertos

Sangre - siembra
Saber - en mano de luna

Muerto - no muerto
Llave – libertad de cabezas aladas

Retrato - mi mismo
Soledad - frente a la nada

Galáctico - suspiro
Circulo - avispa reposa

Hialino – fuente
Sabido – loco entre los cultos

Buey - espíritu
Caos – los flamingos distantes

Esfera - animal
Peso - dirección al futuro

Triunfo - magia
Escribe - siempre entre tejidos





5 jun. 2013

[He vuelto a los caminos...]


He vuelto a los caminos del corazón
mudo
sin saludos
sin nada que decir.

Voy caminando sin pasos
solo
hacia ello
a la tierra de lo irrepetible.

Estoy cerca
memoria que interroga
negra
con espacios abiertos.

Tú, atrapada entre mis letras
gorgoteas
pájaro en el bosque
hacia el cual camino. 

8 abr. 2013

Nueve Deconstrucciones de Porfirio Barba Jacob (Para una lectura a pedazos)


Porfirio Barba Jacob. 
Caricatura por Ómar Rayo, 1949

I - FU-TU-RO

Decid - muera... (¡día lejano!):
soberbio, desdeñoso, pródigo - turbulento,
vital deliquio - siempre insaciado,
una llama - viento...

Vagó, sensual - triste, islas - América;
pinar  - Honduras vigorizó - aliento;
tierra mexicana -  rebeldía,
libertad, fuerza... una llama - viento.

simas -  subía -  estrellas;
gran dolor - incógnito vibraba - acento;
sabio -  abismos -y humilde, humilde, humilde-
no-  nada -  llamita -  viento...

supo -  lúgubres, hondas  letales,
nunca humana lira - esclareció,
nadie - comprendido -  trágico lamento...

una llama - viento - viento -  apagó.



II - CANCIÓN - VIDA PROFUNDA

Hay días - tan móviles,  móviles,
leves briznas-  viento - azar...

Tal vez -  cielo - Gloria - sonría...
vida - clara, undívaga, y abierta - mar...

hay días - tan fértiles, fértiles,
Abril - campo, tiembla - pasión;

influjo próvido - espirituales lluvias,
alma - brotando florestas - ilusión.

hay días -  tan sórdidos, sórdidos,
entraña obscura - obscuro pedernal;

noche - sorprende, profusas lámparas,
rútilas monedas tasando -  Bien - Mal.

hay días -  tan plácidos, plácidos...
-¡niñez -  crepúsculo! ¡lagunas - zafir!-

verso, trino, monte, pájaro - cruza,
¡propias penas! sonreír...

hay días -  tan lúbricos, lúbricos,
depara en vano - carne - mujer;
ceñir - talle -  acariciar - seno,
redondez -  fruto -  estremecer.

hay días -  tan lúgubres, lúgubres,
noches lúgubres - llanto -  pinar:

alma gime - bajo el dolor - mundo,
ni Dios -  consolar.

hay también ¡oh Tierra! un día... día... un día
levamos anclas-  jamás volver;

un día -  discurren vientos ineluctables...
¡Un día - nadie nos puede retener!



III - SOBERBIA

pedí - sublime canto - endulzara
mi rudo, monótono - áspero vivir.

me dio -  alondra -  rima encantada...
¡quería mil!

pedí -  ejemplo - ritmo seguro
con - yo pudiera gobernar - afán.

Me dio -  arroyuelo, murmullo nocturno...
¡quería - mar!

pedí -  hoguera - ardor nunca extinto,
sueños prestase calor.

Me dio - luciérnaga - menguado brillo...
¡quería - sol!

vana - vida, inútil -  impulso,
verdor edénico, azul Abril...

¡Oh sórdido guía - viaje nocturno!
¡quiero morir!



IV - BALADA - LOCA ALEGRÍA

vaso lleno - vino - Anáhuac-
esfuerzo vano -estéril - pasión-
perdido - marihuano-
beber - danzar al son - mi canción...
Ciñe - tirso oloroso, tañe - jocundo címbalo.

bacante loca - sátiro afrentoso
conjuntan -  sangre - frenesí amoroso.

Atenas brilla, piensa - esculpe Praxiteles,
gracia encadena - rosas la pasión.

¡Ah -  vida parva, no nos da mieles -
cierto ritmo - cierta proporción!

Danzad - soplo de Dionisos - embriaga -corazón...

Muerte viene,  será polvo
su imperio: ¡polvo - Pericles,
polvo - Codro, polvo - Cimón!

vaso lleno - vino - Anáhuac-
esfuerzo vano -estéril - pasión-
perdido - marihuano-

beber - danzar al son - mi canción...

Hispania fructuosa, Galia deleitable,
Numidia ardorosa, toda - rosa
vientos - beben las águilas romanas,
venid, puras doncellas -  ávidas cortesanas.

Danzad -  delitosos, lúbricos episodios,
esclavos nubios, marinos rodios.

Flaminio, cabellos de amaranto,
busca - Heliogábalo - termas
varones - placer... Alzad - canto,
reíd, danzad -  báquica alegría,
haced brotar -  sangre - embriaga el corazón.

Muerte viene, será polvo:
¡polvo - Augusto, polvo - Lucrecio,
polvo - Ovidio, polvo - Nerón!

vaso lleno - vino - Anáhuac-
esfuerzo vano -estéril - pasión-
perdido - marihuano-
beber -  danzar al son - mi canción...

Aldeanas - Cauca - olor de azucena;
montañesas - Antioquia, dulzor de colmena;
infantinas - Lima, unciosas - augurales,
princesas - México,  alacena

familiar  - resguarda dulces panales;
mozuelos - Cuba, lánguidos, sensuales,
ardorosos, baldíos,
fantasmas - cruzan - sueños míos;

mozuelos - grata Cuscatlán-¡oh ambrosía!-
mozuelos - Honduras,
alondras ciegas -  selvas oscuras;

entrad -  danza, feliz torbellino:
reíd, jugad -  mi canción:
piña - guanábana aroman - camino
vino - palmeras aduerme - corazón.

Muerte viene, será polvo:
¡polvo - Hidalgo, polvo - Bolívar,
polvo - la urna, rota -  urna,
polvo - ceguedad - aquilón!

vaso lleno - vino - Anáhuac-
esfuerzo vano -estéril - pasión-
perdido - marihuano-
beber -a danzar al son - mi canción...

noche - bella - embriaguez de mieles,
tierra - grata - cendal de brumas;
vivir - dulce, dulzor de trinos;
canta - amor, espigan - donceles,
puebla - mundo, urden - destinos...

¡jugo -  viñas - alivie - corazón!
A beber, danzar - raudos torbellinos,
vano -  esfuerzo, inútil - ilusión...



V - SON - VIENTO

son - viento - arcada
clave -  mí mismo:
fuerza exacerbada
clamor de abismo.

estelares
oigo - mío disonar.

acciones - cantares
ritmo particular.

torrente -  vida
Santa Rosa de Osos,
medianoche encendida
astros -  signos borrosos.

Tomé posesión -  tierra,
mía - el sueño - lino - pan;
moviendo - normas guerra,
Eva... Adán.

ceñía - campo maduro
fuera - mujer,
enturbiaba - vino oscuro
placer.

gustaba - voz del viento
piñuela en sazón,
la comía... lamento
avidez - corazón.

alígero esquife - día,
noche -  tumbo del mar,
bogaba - fantasía
rayo - luz solar.

forma suprema,
nube - ruiseñor
cristal -  doncel -  gema
del dolor.

Iba-  Oriente, Oriente,
islas de la luz,
pueblo ardiente
sublimes himnos -  azul.

cruzando la Palestina,
rostro de Benjamín,
ojo límpido, boca fina
arrebato de carmín.

-  Grecia -  día de oro,
do - cañuto -  Pan,
amaba -  Sófocles - Coro
sonoro - canta - Peán.

- celo - ardor de paloma
en celo, Arabia de Alá
curso de Mahoma
hermosura de Abdalá:

Abdalá cosa -  bella
lauro - lira -  flauta - miel;
llevó doncella
¡cien doncellas murieron por él!

... manos - alzaron al ámbito
inmensidad;
corazón buscaba ex-ámbito
luz, amor, verdad.

pies - hincaban - suelo
pezuña de Lucifer,
algo -  tendía - vuelo
niebla, -  rosicler...

Dama misteriosa
cabellos de fulgor
viene - mano posa
infunde - fatal amor.

demás - vida
sino - amor fatal,
lámpara encendida
ara del ideal.

errar, errar, errar a solas,
luz de Saturno -  mi sien,
roto mástil -  olas
en vaivén.

prez -  alma colérica
torvo sino desafía:
orgullo de ser, ¡oh América!
Ashaverus -  poesía...

flor fugaz -  momento
aroma perdido,
deleite sin pensamiento
clave del olvido;

un viento... viento...  viento...
¡y viento, alarido!



VI - CANCIÓN - TIEMPO - ESPACIO

dulce niño - sentimiento
pompa - jabón que fía
lirio - mano -  extensión.

dulce niño -  sentimiento
contento - pompa de jabón.

pongo - corazón -¡pongo - lamento!
pompa -  ilusión del día,
mentira azul - extensión.

dulce niño - sentimiento
contento. pongo - corazón...



VII - LAMENTACIÓN - OCTUBRE

no sabía - azul mañana
vago espectro - brumoso ayer;
agitado - soplos de centurias
corazón anhela arder, arder.

Siento -  influjo, latencia, luminarias encender.

vida está llamando,
no es hora - aprender.

no sabía -  sol, ternura,
cielo - niños rosicler,
bajo el laurel, héroe rudo
algo - niño tiene - tener.

¡Oh, pudiera - niñez temblando,
alba - inocencia renacer!
vida - pasando,
no es hora - aprender.

no sabía - paz profunda
afecto, lirios del placer,
magnolia de luz -  energía,
blando seno - mujer.

sien rendida -  seno blando,
hombre - verdad pudiera ser...

¡ vida - acabando,
no es hora -  aprender!



VIII - DESPOSADOS-DE-LA-MUERTE

ardía - ardor puro - luz.

manos enseñaban - amar - lirios
sienes a desear - oro - estrellas.

ojos bullían trémulas luces oceánicas.

formas - el himno de castidad - arcilla,
suave - fragante -  musical.

Bajo - bucles rubios, undosos - profusos,
temblar -  alas de - ángel.

sencillo
infantilidad inagotable.

adolescencia láctea, meliflua - floreal,
fluía - escarpas -  madurez
fluye -  cielo  - leche del alba.

vi -  vano ejercicio -  vida
envolvía - rumor de - selva
inundó - corazón - virtud musical - aguas.

almas - melódicas - ríos
bosques - orillas de - ríos.

indolente - apasionado.

licor de bajo precio,
embriaguez innoble.

pregonaban -  triunfo de -  estirpe.

voz -  glú-glú redentor
amante -  una vez
"-Príncipe -  hablas de agua".

tímido
pariencia llena - majestad.

recóndito espejo -  ternura
imagen de - mujer.

fuerza -  ensueño - evocación.

llorar -  males de ausencia
tempestad -  gota de rocío,
no se conmueven los luceros...

armonioso, rosáceo, azulino,
mares de Grecia, islas que ellos ciñen.

Efundía - mundo algo irreal, risueño, fantástico.

veía - marchando -  playas de ensueño
vagas latitudes
donde erró.

releer la Odisea,
soñé - misterio - espigas.
¡Evanaam! ¡Evanaam!

fuerza trascendía
roncos ecos - monte a los pinos.
Alma laboriosa, soledad - ambiente necesario.

ilusiones fructificaban -  floresta
oculta - "todavía-no".

palabras revelaban -  fuerza -  realidad,
actos tenían -  sencillez - gajo de roble.




IX - ELEGÍA - SEPTIEMBRE

Cordero tranquilo, cordero – paces –
grama y ajustas - ser - eterna armonía:
hundiendo - lodo - plantas fugaces
huí - campos feraces
un día...

Ruiseñor -  selva encantada
preludias -  orto abrileño:
fúnebre muerte, sombra, nada,
tuve el ensueño.

Sendero - alcor campesino
azul lontananza:
dioses - regalo divino:
ardiente esperanza.

Espiga -  mecen los vientos, espiga
conjuntas - trigo dorado:
influjo - soplos violentos,
noches de amor, temblado.

Montaña - sol transfigura.

Tabor - febril mediodía,
deidad noche estilífera - pura:
¡nadie -  tierra sombría
dolor, temblor, pavura!

vosotros, rosal florecido,
lebreles sin amo, luceros, crepúsculos,
escuchadme - cosa tremenda: ¡He Vivido!

He vivido - alma,  sangre, nervios, músculos,
voy -olvido...




20 mar. 2013

Génesis Positivo



I

imagen           vida

expande          infinito

sueño

sumergida muerte

agrieta       destruye

abre puertas

deja entrar

jardín                                                           delirios

nadie sabe

cómo                   cuándo

ritual

dejado                olvido

vacío

insondable        fantasía

todo en mí
  
oscuro

ruina



II

oscuridad              deslumbra

pierdo           luz

ojos

miran

tientan

lo acepto

soy                    amor

pasado

hoy               principio



III

estrellas

marchan                        lloran

encuentran

signos

flechas

no                 retorno

efectos

actos

amor                    muerte

oculto                                               amante



IV

ritual

piedras                latidos

huesos                            culpables

energía           tormenta                mar

aire                               emoción

fuego                   deseo

deseo                 tu

final del ritual

cuerpo-alma

creados


V

irracional

deseo

no                    real

pasarelas de cobre

plata

tú rostro

genio             fatídico

animal de lujo



VI

conquista

lamentos              ladridos

seres sin vida

expresión

piedras                 hermosas

caos

aniquilación              tierra

suspiro

ramera lapidada

mal huésped

entre maldades

día                               bello
                   
viaja

consuelo de colores

condenarse                   enloquecerse

nada

suficientemente justo


VII

hijos

actos del abismo

monstruos                 vencidos

enigmas

hombres                   sublimes

-como se soñaba-

máscaras

 tiempos

lugares

antiguo         signos         pasado

risas y pies

aire

alma de niño

grieta

palabra                    sabia

trastornada

enemigo de virtud

desposeído

armonía                   acribillada

plaga

nada mejor en esta tierra

animal de lujo

indiferencia

verdad

no importa