29 nov. 2009

Septenario “Génesis de la Insania Humana”

I

(Vacío Insondable)
Como una imagen de la vida se expande al infinito,
nuestros sueños se sumergen en la muerte.

Cuando todo estuvo agrietado y destruido
se abrieron las puertas dejándonos entrar
al jardín de los sueños perdidos.

Nadie sabe, nadie recuerda
como y cuando los rituales
fueron dejados en el olvido.

¡Uno en todos y todos en mí, sueños perdidos!

II

(Manifestación Primigenia)
¡En la oscuridad perdido, con la luz deslumbrado!
¿acaso que son tus ojos?
¿por qué me miras?
¿por qué me tientas?
¡lo acepto, lo sé!
¡nuestro amor no fue cosa del pasado!
¡hoy es un principio!

III

(Antigua Inarmonía)
Las estrellas marcharon y todos lloramos,
por qué no encontramos los signos del retorno.

Artemisa se levantó con su arco y dijo:
¡mirad volar mis flechas!, ¿acaso no tienen retorno?
el efecto de mis actos, ¡el amor o la muerte!
¿dónde está oculto mi amante?

IV

(Ritual)
Como piedras en la tierra, mis huesos son culpables,
mi energía es tormenta del mar,
al aire como a la emoción conquisto,
mi fuego, mi deseo; ¡mi deseo eres tú!

¡Llevemos hasta el final este ritual hecho a nuestros cuerpos y almas creados!

V

(Deseo Irracional)
Deseo irracional, no por eso menos real;
que entre pasarelas de cobre,
la plata siempre me deslumbre,
porque en ella tu rostro encuentro.

¿No es mi genio aun fatídico?
¿no es mi merito aun más grande?
¡soy un animal de lujo!

VI

(La Piedra Más Justa)
Veo la conquista; ¡lamentos o ladridos!
¿somos acaso estos seres sin vida y sin expresión?
¡oh, las piedras son hermosas, que de ellas surjan todos los caos!,
con gusto aniquilarían la tierra de un suspiro,
cual ramera lapidada.

¡Yo no seré un mal huésped!
y entre todas mis maldades, algún día veraz lo bello,
viajando entre consuelos de colores.

¡Cómo no sería yo, lo suficientemente justo!
¡condenarme!, ¡enloquecerme!
pero antes que nada,
¡yo soy quien os bendice!
¿queréis oír más?
¡cómo no sería yo, lo suficientemente justo!

VII

(¡En Verdad Soy Yo!)
Escúchalos a ellos, los hijos de la noche,
¿qué te dicen de mis actos?
¡he retado los abismos, a monstruos he vencido!
¡ahora tengo sus enigmas!
¡soy un hombre sublime!, ¡tal como se soñaba!
a mi alrededor mil máscaras,

¡en verdad soy yo!
cientos de tiempos, cientos de lugares,
antiguos signos del pasado,
si mi risa y mis pies aun temblaban,
¡hoy tan solo quiero tornarme aire!,

¡en verdad soy yo!
el alma de un niño agrietada,
la palabra sabia trastornada,
un enemigo desposeído de virtud,
armonía acribillada como plaga,
¡nada mejor en esta tierra!
¡en verdad os aconsejo!
¡soy un animal de lujo!
¡aceptemos el reto con indiferencia y que esto en verdad os importe!

(Julio 7 - 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario