25 nov. 2009

La Euforia: Dionysos y el Crucificado.

I

Euforia

La he visto danzar en círculos de fuego,
rotaciones cortas,
ondulaciones largas.

Saltos hacia el misterio,
saltos hacia el infinito.

Antes, siempre, nunca…
Nunca las dudas largas,
nunca los impulsos cortos.

La he visto en lo basta de su euforia inaudita
¡ay Loca Atrevida!
Y aun así pide que canten una canción!

“Cántame una canción que me dificulte perderme,
cántame una canción que me impida moverme,
dificulta esta danza, el baile de mi cuerpo inerte,
dificulta esta danza, canta, canta, danza hasta perderme.

Empezaste a cantar conmigo, cuando era difícil encontrarme,
ahora dificulta esta danza, al paso largo del camino austero,
hazme perder en el encanto de tus ojos negros,
hazme perder en el canto de tus labios rojos y finos como el más cruel pecado,
cántame una canción que me dificulte perderme,
cántame una canción que me impida moverme,
dificulta esta danza, al baile de mi cuerpo inerte,
dificulta esta danza, canta, canta, danza hasta perderme”

II

Desarmonía Preestablecida

Un poco más
Un poco más
Un poco más

Un poco más del veneno de esta relación antigua,
un poco más de música que nace en pensamiento,
un poco más de tragedia, origen del emblema de mi obra.

No me dejes
No me dejes
¡No me dejes

Desarróllate en mi cuerpo como virus que se expande,
ábrete como flor macabra en forma de símbolos enfermos,
danza en juegos múltiples de orgías y guerras constantes.

Azar es creador
Desborda las fronteras del encierro de este yo determinado.

Azar es destructor
Irrupción del sinsentido que no puede circunscribir ni a un sujeto.

Azar es creador
Una persona.

Azar es destructor
Un objeto.

Azar es creador
Contrapone ante mí mismo la imagen inicial de mi conciencia.

III

Olvidando….

Escribir es dibujar,
dibujar es producir fronteras,
producir fronteras es delinear,
delinear es delimitar,
delimitar es personalizar,
personalizar es individualizar,
individualizar es esculpir,
Esculpir es pintar.

Al final de todo, tan solo ha quedado mi sangre sobre la piedra,
un movimiento indefinido en el espacio en forma de letra,
incesante, confuso, atemporal, deseos múltiples, imágenes soñadoras.

Escritor soñando el olvido que refleja,
reflejo olvidado del escritor soñando,
sueño reflejado del escritor olvidando, olvidando, olvidando….

IV

Ebrio (Imagen Final)

Son aquellas locuras,
es esta embriaguez,
el dios hecho vino,
Dionisio de las largas fiestas,
Baco de los tragos largos,
sexualidad desatada,
orgias esperadas,
danza, danza, danza…

Sin ningún fundamento primero,
sin ninguna justificación para la existencia,
sin finalidad,
sin destino,
sin una misión,
corre el vino en forma de río en el devenir de mi garganta.

V

Blasfemia y Barbarie

Inmediato
Sentimiento propio de la vida.

Remordimiento
Sentimiento propio del pecado.

Venganza
Qué en un dios se hace eterna.

Resentimiento
Una vida que se siente amenazada,
no se siente, se va gastando, se va perdiendo o regalando.

¡Oh Dios que tanto ofreces!

VI

El Crucificado

Es un desgarramiento del alma,
un presente de la conciencia,
conciencia que apunta hacia sí misma y se desgarra,
desmembrada porque se opone a sí misma,
desnuda, unifica y presente.

Razón que sé incompleta,
dispersión que se imposibilita,
organización de la tortura,
articulación y conquista de la materia,
tortura como roza que se ofrenda.

Loco o cuerdo soy yo el que estoy.

Coro:
Con el pecado entre las manos…
Remordimiento en el costado…
¡Risas, llantos y truenos!

VII

Irracionalismo Estético

He aquí la única meta
he aquí la relación oscura,
el gesto contradictorio del arte.

Pasa por lo alto,
pasa por lo bajo.
Sin más,
sin menos.
Vagando por el bosque como quien huye de su yo constante.

Sin animales para tantos instintos,
sin cultura para tantos hombres,
suprime el gesto del sentimiento popular.

Y en el espejo:
Un mito
Un monstruo
Orden ajeno imposible de definir,
enajenación absoluta,
éxtasis como resultado.

Pasa por lo alto,
pasa por lo bajo.
Sin más,
sin menos.
Vagando por el bosque como quien huye de su yo inconstante.



(A la memoria de Luis Antonio Restrepo, Estanislao Zuleta , y Nietzsche)Dedicado a mis compañeros de reflexión, Juan Camilo Arias y Samuel Hernández. 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario