6 dic. 2009

¡Como el Caos!

“Mi sabiduría es tan despreciada como el caos.”
-Rimbaud-

Ya vais a comprender, que tan profundas son las fuentes,
donde no podéis entrar ni con alas,
años de peligro y riesgo contra vuestro rostro.

Tus ojos se conmueven con el velo azul del cielo,
¡Oh, no hay felicidad más grande escrita!,
comprended pues el enigma,
si los demonios te atacan como a un perro.

¿Queréis ver mi virtud?
hondamente se ha instalado,
oculta entre maleza y aguas estancadas
con caras aún más feas
y entre ellos se llaman: ¡gente!, ¡persona!, ¡alma tranquila y pura!
sus deseos llenos de esperanza,
¿adónde se ha escapado?
¡silencio!, miremos que profundo y oscuro es el mar.

No tiembles con mis besos,
encontrarás poesía.
¡Como el Caos!

Caricias escarlatas, suspiros pausados,
que agobian el alma.
¡Como el Caos!

¡Ay!, todo pasará sobre la cruz del mártir,
sus corazones palpitantes, esperando rejuvenecer.
¡Como el Caos!

Pasan horas y horas,
nunca olvidaré el látigo.
¡Es cruel el andar del tirano!
¿recuerdas su expresión?
¡disturbado, hórrido y apacible!
¡este festín es un incesto, cuna y sepulcro!
definitivamente no es una idea de los pueblos,
he aquí vuestra realidad,
¡espero no estéis lo bastantemente triste!

Es tiempo para las pausas de la vida,
actitud quieta y serena,
¡así somos los justos, gente no santa!
cubiertos con ropa de lana, acero y esmeralda
y de seguro no niegan sus faltas.
¡como ustedes!

Yo seré el vengador de sus leyes,
¿cuál será mi recompensa?
¡os pido sangre de cordero y jardines con palmas!
acudiré al derrumbamiento de sus sueños,
soy mente soñadora,
misericordia soñadora…
y a menudo suelo reír.

El viento me ha llevado al espacio inmenso,
donde no alcanzas a escuchar.
tal vez mañana encuentres esa ruta peligrosa,
está sobre alfombras de locura,
donde terminan los ángeles
en las noches con sus rostros pálidos.

¡Sanguinario es el placer del goce!
experimenta en el costado del menosprecio, ¡aniquila!,
según su inspiración poética, capaz para todo el mal.

Son bellos animales todavía,
aunque no lleven un corazón de oro,
en el silencio miran los vagos restos de luna.
¡Es prodigiosa su pobreza!

¡Yo no soy vuestro contemporáneo!
quizás después gustaras de todo lo inexacto,
espero también asombréis de vosotros mismos.
¡Disturbados pensamientos!,
¡inquieto porvenir!
¡cómo ha podido ahuyentar al pájaro!
¿acaso es necesaria aun la virtud?
¿queréis ser inteligentes?

La mirada constantemente misteriosa,
¡elúdeme con todo el gusto, si eso te da más tranquilidad!
¡no quedaré para nada descontento!
¡quizás otros quieran ser derribados y también llamen a eso virtud!

¡Quiero ver lanzar todos vuestros ultrajes, igual en venganza!,
¡Quizás así seamos lo suficientemente libres!
¡Como el Caos!

No tiembles con mis besos,
encontrarás poesía.
¡Como el Caos!

Caricias escarlatas, suspiros pausados,
que agobian el alma.
¡Como el Caos!

¡Ay!, todo pasará sobre la cruz del mártir,
sus corazones palpitantes, esperando rejuvenecer.
¡Como el Caos!

(Julio - 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario